La combinación Winkler

La combinación “Winkler”, inventada por el mítico jinete alemán Hans Gunter Winkler tiene una doble finalidad:

  • En un sentido (al trote), mejorar la elevación de las espaldas.
  • En el otro sentido (al galope), trabajar más concretamente la flexión del dorso.

 

Efectos al trote:

 

– Una barra de tranqueo: su finalidad es la de desarrollar la rapidez de reflejos para la elevación de las espaldas y colocar exactamente al caballo en un buen punto de batida. Su inconveniente es que algunas veces provoca rigidez y mal empleo del dorso del caballo, pero en este caso lo evitamos colocándola a la entrada de una combinación que exige dos flexiones sucesivas de dorso: la primera al tener que moverse en una distancia corta, y la segunda para saltar un oxer a barras iguales sin llamada ni referencia debajo.

– Un falso oxer: la construcción de este obstáculo atrae la atención del caballo. Instintivamente, cuando está en el aire mira a la segunda barra por estar más baja que la primera. De este modo, coloca su cuello en la máxima extensión hacia delante y hacia abajo, con lo cual tiene una mayor eficacia la gimnasia de elevación de las espaldas y de la cruz, todo ello provocado por la barra delantera más alta de este falso oxer.

– Una distancia corta: para acortar el tranco, el caballo debe flexibilizarse dando elasticidad a su dorso, lo que permitirá que bascule la pelvis y avancen sus posteriores debajo de él. La corta distancia de siete metros y la construcción del siguiente obstáculo (oxer a barras iguales sin referencia debajo), son dos elementos que inducirán al caballo a acortar el tranco. Hay que decir que el maestro Winkler habla de una distancia incluso un metro más corta, pero con la evolución de la equitación actual, creo que siete metros ya es una distancia suficientemente corta.

– Un oxer a barras iguales: el oxer cuadrado colocado a una corta distancia del primer falso oxer le plantea al caballo una nueva dificultad puesto que el tranco anterior le lleva hasta el mismo pie del segundo obstáculo (le obliga a una rápida elevación de las espaldas) y le requerirá al caballo un esfuerzo del dorso para cubrir la anchura del oxer.

El caballo debe abordar la combinación controlando bien su equilibrio al trote. Este debe ser lo suficientemente activo como para que le permita mantener un aire cadenciado y regular sin precipitarse.

El jinete debe evitar alterar este equilibrio llegando hasta la primera barra de tranqueo a trote levantado sin modificar su posición. Para animar al caballo a emplear su fuerza y potencia en el laboratorio debe abrir sus dedos y relajarse mientras se acerca a la barra de tranqueo. Si el caballo se acelera a la entrada del ejercicio, habrá que repetirlo hasta que llegue más lenta y tranquilamente. Si por el contrario se va quedando al entrar, habrá que volver con un trote más activo. Si el caballo se tensa, hay que evitar volver desde muy lejos para no darle tiempo a que se excite.

Entre los dos obstáculos hay que evitar sentarse en la montura, quedándose en equilibrio sobre los talones y las rodillas, para dar la máxima libertad al caballo al objeto de que emplee su dorso en el ejercicio.

Al recibirse del oxer cuadrado hay que continuar en equilibrio sobre los estribos con los dedos relajados y sin efectuar ningún cambio de nuestro peso o actuar sobre las riendas en los tres o cuatro trancos siguientes a la combinación para que el caballo recupere el equilibrio por sí mismo.

Hay que volver a pasar la combinación en este sentido al trote hasta que el caballo trabaje relajado sobre ella y ejecute correctamente la gimnasia. Os daréis cuenta de que al final sale de la combinación con un galope tranquilo, equilibrado y concentrado.

 

Efectos al galope:

 

– Un oxer cuadrado: cuando un caballo salta un oxer cuadrado con galope equilibrado, relejado, prácticamente con libertad en la boca, elegirá normalmente acercarse al obstáculo. Así deberá levantar rápidamente las espaldas, batir con potencia por medio de sus posteriores y emplear el dorso para cubrir la distancia.

– Una distancia cómoda: la forma del segundo obstáculo tomado desde este sentido modifica totalmente la distancia con respecto a saltarlo en el otro sentido. Se va a recibir cerca del oxer cuadrado y ahora se va a encontrar con una bolea que le va a permitir acercarse más, lo que le requerirá un tranco intermedio más largo. La distancia le va a resultar más fácil al caballo y ahora tendrá tendencia a avanzar con más acción.

– Una bolea fácil en apariencia: la barra más alta está en un segundo plano, lo que ayuda a que el caballo se proyecte hacia adelante y a situar el punto más alto de su parábola por detrás de la segunda barra. Pero le espera una sorpresa cuando está en el aire y se va a encontrar con una barra en el suelo al otro lado.

– Una barra de tranqueo en la recepción: el caballo puede actuar de dos formas diferentes ante esta barra:

 

a)  Forzar sus espaldas y dorso para tratar de cubrirla y recibirse detrás de ella. Esto no nos interesa en absoluto, puesto que requiere un esfuerzo muy importante y puede que pise la barra al recibirse con el riesgo que esto entraña. En ese caso aconsejo alargar la barra a 3,50 m,s. las primeras veces, e ir acercándola progresivamente hasta los 3 m,s.

b)  Flexionar el dorso cuando ya ha sobrepasado el obstáculo para modificar la parábola del salto y recibirse delante de la barra de tranqueo. Esto es lo que nos interesa, puesto que le hace ejercitar el trabajo de flexibilidad y equilibrio que completa el tipo de gimnasia que queremos ejecutar con esta combinación.

Ajustes:

Esta combinación hace que trabajen tanto caballo como jinete, y es importante que las medidas y altura de los obstáculos las modifiquemos en función de cómo vaya reaccionando nuestro caballo.

Como hemos dicho anteriormente, la barra de tranqueo deberá alargarse al principio cuando la combinación se da al galope para, posteriormente, ir acortándola. Así se conseguirán los objetivos buscados.

Cada caballo necesitará un ajuste del laboratorio según sus aptitudes y actitudes. Es necesario ir modificando las alturas o ir jugando con las distancias, pero siempre con la intención de ayudar al caballo a mejorar su funcionalidad, no para hacerle caer en trampas.

Por ejemplo, para un caballo poderoso no muy experto pero que le cueste avanzar, se puede:

 

a)  Quitarle la barra de tranqueo, lo que evitará que tenga que forzar las espaldas y podrá emplear su fuerza a su gusto.

b)  Reducir la distancia entre los obstáculos hasta en medio metro. Al haber perdido parte de su impulsión por ahorrarse el esfuerzo en el primer salto, le será más fácil con esta distancia más corta preparar el segundo.

c)  Ensanchar el oxer cuadrado; hasta ahora la combinación ha sido fácil para él y llegará al oxer con más confianza, dispuesto a utilizar toda su fuerza para llegar al otro lado del obstáculo.

 

Finalidad del ejercicio:

 

Vamos a conseguir un triple propósito con la combinación “Winkler”:

  1. Puesto que el caballo va a llegar relajado al ejercicio y se va a ir encontrando una serie de dificultades de naturaleza diversa, vamos a conseguir que mejore sus reflejos y que esté preparado sicológicamente para resolver cualquier imprevisto o dificultad con la que se pueda encontrar saltando, tanto en trabajo como en competición.
  2. Además, el caballo va a aprender de una forma natural a respetar los obstáculos, pues se va a dar cuenta de que simplemente jugando con su equilibrio evitará hacerse daño con las barras.
  3. Al jinete le va a enseñar a relajarse entre los obstáculos. Él no debe preocuparse más de que el caballo entre a la combinación con la suficiente acción, de tener sus dedos relajados, y de acompañar a su caballo antes y después del laboratorio.

 

Nota:

Una vez que el caballo realiza el ejercicio en los dos sentidos (al trote y al galope) con el equilibrio, fuerza y relajación suficientes, podemos enlazarlos seguidos según indica el siguiente gráfico. Por ejemplo si el caballo se recibe sobre el pie izquierdo: